Cómo se construyen las nubes internas y las estrategias de virtualización

Una planificación adecuada, se convierte en parte esencial de cualquier despliegue de virtualización. Esto es fundamental para entender cómo su infraestructura está configurada tanto física como lógicamente. ¿Qué pasos se deben seguir? Aquí lo explican Marina Gil Santamaría, Directora de Marketing Técnico, y Stephan Dalgar, Gerente de TI, ambos de Ipswitch.

Realizar un inventario de redes
Una herramienta de descubrimiento de 2/3 de capa no sólo identifica el servidor físico que ha implementado en su entorno, sino cómo todo está conectado al puerto individual. Este proceso es revelador para muchas organizaciones, porque se pueden descubrir partes de hardware desaprovechadas, o incluso conexiones entre dispositivos que ni siquiera se sabía que existían.

Trasladar servidores poco utilizados a la nube
Cuando se estudia la posibilidad de virtualización, lo primero que debe decidirse es ¿qué servidores deben virtualizarse? Un buen método consiste en medir la utilización del procesador, uso de memoria, almacenamiento y uso de la red. Si un servidor se “sobrecarga”, este no debe ser virtualizado.

Revisión de los requisitos para la virtualización
La adopción de un modelo virtual es algo que no sólo afecta a la TI, sino a las aplicaciones que se vuelven parte de este entorno virtual.

Preparar un documento de virtualización general consiste en fijar: metas, objetivos, criterios de éxito, de limitaciones, y de alto riesgo.

Se deben discutir las necesidades futuras y también las metas a largo plazo. Por ejemplo, algunas preguntas que vale la pena tener presente son:

• ¿Cuántas personas están actualmente utilizando el sistema?
• ¿Qué tipo de crecimiento se verá en los próximos seis meses, un año, tres años?
• ¿Existen más complementos o funciones que tengan que ser instaladas?

Medir el impacto de los proyectos de virtualización

Una vez que contamos con los recursos adecuados virtualizados, en un entorno de pre-producción, comienza el control de la infraestructura, para detectar las desaceleraciones de rendimiento o cualquier otro tipo de problemas. La supervisión del rendimiento debe ser un proceso aparte de todos los proyectos de virtualización, antes y después de la virtualización para ayudar a asegurar que el trabajo se hizo de manera adecuada.

Construir estrategias de gestión de infraestructura
Una vez que se pasa a la producción, es necesario definir la estrategia de monitoreo de virtualización apropiada para su organización. Esta es un área clave para minimizar los riesgos y asegurar el éxito total del proyecto.

El proceso de virtualización conduce a un nuevo conjunto de retos de gestión, como:

• Descubrir los recursos, tanto físicos como virtualizados.
• Mantener pruebas físicas exactas para el mapeo VM.
• Reducir el riesgo de la expansión virtual, o la rápida proliferación de servidores virtuales.
• Asegurar del óptimo funcionamiento de las aplicaciones de los niveles de pre-virtualización.
• Localizar rápidamente la verdadera raíz de un problema de rendimiento.

Conclusión

Rápidamente, la virtualización se está convirtiendo en mainstream, además de proporcionar enormes ventajas y de ser una tecnología para analizar y adoptar, puede tener un completo impacto en el rendimiento de sus aplicaciones de misión crítica. Por esto, cuando se trabaja con una infraestructura virtualizada o cuando se testea el despliegue de aplicaciones alrededor de la infraestructura virtualizada, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

1. Adecuar su proyecto de virtualización al alcance de objetivos, metas e indicadores de éxito
2. Obtener aceptación por parte de todas las partes interesadas
3. Implementar una política sobre cómo se ejecutan las migraciones físicas a virtuales.
4. Poner un estricto control para permitir la creación de VM.
5. Seguir de cerca los recursos físicos.
6. Utilizar un conjunto de recursos que permita a los servidores de producción tomar prioridad sobre el hardware.
7. Buscar una herramienta de gestión que ofrece monitoreo de una única consola.
8. Hacer un inventario de sus entornos físicos y virtualizados.
9. Superposición de datos y cumplimiento de políticas de seguridad y organizacionales, y requisitos de gestión.
10. Controlar e informar sobre las alertas de vCenter críticas.

fuente: ITSitio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *