Cómo gestionar con éxito las redes sociales utilizando herramientas de monitorización, por Juan Merodio


La Cámara de Comercio de Zamora organizó en la jornada del 30 de octubre el taller para aprender a gestionar con éxito las redes sociales utilizando herramientas de monitorización. El encargado de la ponencia, una vez más, fue el experto en redes sociales  Juan Merodio, profesional de sobrada reputación.

Es la segunda vez en apenas un mes que Merodio pasa por Zamora para hablar de redes sociales y el poso que deja cuando termina el evento, suele ser muy positivo, porque sabe de lo que habla, porque hace participar a los asistentes, porque habla de pie y con un lenguaje cercano, con cierto desenfado, pero siempre atinando la reflexión y el comentario.

La ponencia sobre Cómo gestionar con éxito las redes sociales utilizando herramientas de monitorización fue un éxito. La asistencia bastante numerosa y el contenido de la misma, como siempre, muy interesante. Merodio repasó, una tras otra, las herramientas de monitorización más importantes del panorama, algunas novedades y enseñó diversos trucos para manejarlas de forma útil y rápida.

¿Qué es monitorizar?

Fundamentalmente, monitorizar los resultados es medir. Medir los resultados de forma cuantitativa y aprender a interpretarlos de forma cualitativa para tomarlos como base de futuras decisiones, para saber qué acciones de las que estamos desarrollando funcionan, cuáles se pueden mejorar y por dónde deben continuar los pasos para la consecución de los objetivos marcados.

Si no aprendemos a monitorizar nuestros resultados nunca sabremos qué debemos mejorar, dónde debemos poner mayor énfasis, qué red social nos funciona mejor, desde dónde nos escuchan nuestros clientes, qué mensajes funcionan mejor y cuáles no. En definitiva, monitorizar nos sirve para tomar decisiones de forma correcta, minimizando el riesgo de equivocarnos.

Los números no lo son todo.

Cuestionado acerca de la frialdad de los números, de la importancia capital de las estadísticas, Merodio se refirió a ellas como una herramienta cargada de utilidad, una necesidad para el trabajo diario, pero dejó claro que el corazón, los sentimientos y la comunicación interpersonal son la clave de las redes sociales (y alargó esta idea hacia cualquier campo de la comunicación). Al final, una red social es un espacio donde conviven diversas personas, que escuchan y cuentan cosas, opinan, valoran, comparten… de eso se trata este trabajo en el que las máquinas parecen haberlo invadido todo y, a veces, parece que lo olvidamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *